lunes, 24 de febrero de 2014

El olor a sangre humana no se me quita de los ojos



«En adelante, a mis ojos, Francis Bacon iba a encarnar la pintura más que ningún otro artista. […] Desde esos tiempos de juventud, su pintura ya nunca me abandonaría. Porque se engancha a ti, vive en ti, contigo. Un tormento que se aferra y no te suelta más. Sus “personajes en crisis generalizada”—crisis moral, crisis física—, como escribe el crítico inglés John Russell, viven a tu lado y te recuerdan sin cesar que la vida es esa cuerda tirante tendida entre el nacimiento y la muerte. Esa vida que te aporta visiones exacerbadas, un vecino de hospital, de asilo […]. La pesadilla está cerca: dolores, gritos, un cuerpo replegado sobre sí mismo, concentrado en las contorsiones, en el sufrimiento incluso. El terror se mantiene ahí, instalado en esos personajes que aúllan en silencio. Una crueldad desplegada y visible, revelada por esos hombres tapiados en un cuadro espacial».

Franck Maubert

Imagen: pintado sobre retrato de John Deakin a Francis Bacon en 1952_jimena merino

No hay comentarios:

Publicar un comentario